Menu

 

Guillem de Mont-Rodón

Los frares templarios de Monzón forjaron una leyenda que discurre a través de 166 años. Tras los muros de su castillo almacenaron diezmos, ganaron guerras, resistieron asedios y educaron reyes.

Jaime I, rey de Aragón, fue educado en Monzón entre 1214 y 1217 por el maestre templario Guillem de Montrodón, infanzón que llegó a la maestría por su coraje y su labor al lado de Pedro II. Tres años determinantes para su futuro. Adéntrate en el Homenaje que cada año los montisonenses celebramos en honor al maestre templario.

Organiza

 

 

Colabora

 

 

Propiedad de las fotografías: Ayto. de Monzón, Carlos Orteu, Jesús Ginestra, Lúa Media.